EL ETERNO DILEMA… “LA BIBLIA ¿NACE O SE HACE? Parte 2 de 2

LITERALMENTE INTERPRETADA, O INTERPRETADA LITERALMENTE’
–––
…sobre lo que es, lo que no es,  o para qué es una SANA INTERPRETACIÓN BÍBLICA.

‘Viene de la entrada anterior’:

Ir a: ‘EL ETERNO DILEMA, —¿LA BÍBLIA NACE O SE HACE?—. (Parte 1 de 2)’
1. Origen y evolución de la hermenéutica, o interpretación de un texto.

El término ‘Hermenéutica’ proviene del verbo griego [jerminíin] [hermeneau] que significa ‘interpretar, declarar, anunciar, esclarecer y, por último, traducir⁄’. Significa que alguna cosa se vuelve comprensible o se lleva a la comprensión.

El verbo, es a su vez una derivación del adjetivo griego que significa ‘saber’, explicativo o interpretativo, especialmente de las Sagradas Escrituras, y del sentido de las palabras de los textos, así como el análisis de la propia teoría o ciencia volcada en la exégesis de los signos y de su valor simbólico.

Se considera que el término deriva del nombre del dios griego Hermes, el mensajero, al que los griegos atribuían el origen del lenguaje y la escritura y al que consideraban patrono de la comunicación y el entendimiento humano. El término originalmente expresaba la comprensión y explicación de una sentencia oscura y enigmática de los dioses u oráculo, que precisaba una interpretación correcta.

La necesidad de una disciplina hermenéutica está dada por las complejidades del lenguaje, que frecuentemente conducen a conclusiones diferentes e incluso contrapuestas en lo que respecta al significado de un texto.

La hermenéutica intenta descifrar el significado detrás de la palabra y, con ello, intenta la exégesis de la razón misma sobre el significado. A veces exégesis y hermenéutica son usados como términos sinónimos, pero hermenéutica es una disciplina más amplia que abarca comunicación escrita, verbal, y no verbal. La exégesis se centra principalmente en los textos. Algunos intelectuales,consideran la hermenéutica un “sinsentido mistificante” e “incomprensible”.
2. Hermenéutica y teología bíblica.

Pero el origen de los estudios hermenéuticos se encuentra realmente en la teología cristiana, donde la hermenéutica tiene por objeto fijar los principios y normas que han de aplicarse en la interpretación de los libros sagrados de la Biblia, que, como revelados por Dios pero compuestos por hombres, poseían dos significados distintos: el literal y el espiritual, este último dividido en tres: el anagógico, el alegórico y el moral:

El sentido literall .

Es el significado por las palabras de la Escritura y descubierto por la exégesis filológica que sigue las reglas de la justa interpretación. Tomás de Aquino escribió: ‘…Y de este modo no existe confusión en las Escrituras, puesto que todos los sentidos se fundamentan en uno, el literal’.

El sentido espiritual.

Infuso por Dios en el hombre según la creencia cristiana, da un sentido religioso suplementario a los signos. Dividido este en tres tipos diferentes:

.El alegórico, por el que es posible a los cristianos adquirir una comprensión más profunda de los acontecimientos reconociendo su significación en Cristo; de esa manera el paso del mar Rojo simboliza la victoria de Cristo y el bautismo. (véase 1 Corintios 10: 2).

.El moral, por el cual los acontecimientos narrados en la Escritura pueden conducir a un obrar justo; su fin es la instrucción (1 Corintios 10 11; véase Epístola a los hebreos 3: 4 y 11).

.El anagógico (o sentido místico) por el cual los santos pueden ver realidades y acontecimientos de una significación eterna, que conduce (en griego [anagogue] a los cristianos hacia la patria celestial. Así, la Iglesia en la tierra es signo de la Jerusalén celeste. (véase Apocalipsis 21: 1 y 22: 5)
3. Una sana y revelacional interpretación bíblica.

La Biblia es ‘la palabra de Dios divinamente inspirada y revelada a los hombres, y “es útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instituir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, completamente instruido a toda buena obra según dice el apóstol de los gentiles.

Y si la Biblia es tal revelación, como tenemos muchas y poderosísimas razones para creer que lo es, ella ha de ser, por consiguiente, la única y exclusiva Regla porque han de guiarse los hombres en cuestiones de fe y práctica religiosas. No son los obispos, ni los concilios, ni la Iglesia, ni nada que sea humano, lo que ha de guiarnos a este respecto, sino la Palabra de Dios que puede ser ‘lámpara a nuestros pies y lumbrera a nuestros caminos’, para dirigir nuestros pasos por sendas de rectitud y justicia.

En las ‘Sagradas Escrituras’ se nos enseña el camino de la Salvación, según es en Cristo Jesús, en forma tal, que sin él no podríamos conocer ese camino y estaríamos desposeídos de “una tan grande salvación.” De aquí que en la Biblia tengamos todo lo que necesitamos saber para nuestro bien espiritual.
En contra de la doctrina romanista que enseña que la Biblia no debe ser leída más que por el clero y las personas por él autorizadas, está el principio genuinamente protestante del libre examen, Y según el cual todos los hombres, letrados e, iletrados, de todas las razas y de todos los países, tiene el derecho inalienable y el sagrado deber de leer y explicar las Escrituras por sí mismos y de acuerdo con sus conciencias; porque es completamente lógico y natural que si esas Escrituras son la Revelación de la voluntad de Dios hecha a los hombres, los hombres individualmente son los llamados a escudriñarla a fin de conocer la voluntad divina.

Pero este examen individual de la Biblia ha de ser hecho con método, de acuerdo con ciertas leyes, basado en principios dados; y no de una manera desordenada y falta de sistematización. De no hacerlo así estamos expuestos a ir al otro extremo que la Iglesia Romana, pero con el mismo resultado: la Iglesia de los Papas ha violentado la Palabra de Dios con su método de guardarla bajo cadena y enseñar doctrinas a ella contrarias; nosotros la violentaríamos, seguramente, si al proceder a su lectura e interpretación no nos basamos en sólidos principios exegéticos, y haríamos enseñar teorías completamente erróneas, o fantásticas, reñidas con el Espíritu de la Revelación.
4. Observaciones introductorias

El término ‘Hermenéuticas’, del Griego, [hermeneau] ‘se traduce por ‘interpretar’, y es empleado comúnmente para denotar el principio de interpretación bíblica.
La palabra griega [exégesis], que significa ‘exposición’, denota la obra actual de interpretación.

La hermenéutica es, por lo tanto, La ciencia de la interpretación; Y la exégesis, la aplicación de esta ciencia a la Palabra de Dios.

El escritor hermenéutico da los principios generales para la interpretación; el escritor exegótico usa estos principios en la exposición de las Escrituras. El oficio Del intérprete bíblico es:

•Buscar y explicar el verdadero significado de los escritos inspirados, sin agregarles o quitarles nada, y sin hacerles cambios en ningún sentido.

•La primera cualidad que debe poseer, es un supremo respeto a la verdad.

•Necesita además un profundo juicio, combinado con el poder de una concepción vivida.

•Otra condición que es indispensable absolutamente,  es simpatía hacia la divina verdad.

•Cualquiera que considere la extensión y variedad de los conocimientos humanos que están comprendidos en la Biblia, se convencerá de cuan extenso y variado ha de ser el saber del hábil intérprete de las Escrituras.
Sin embargo, en ninguna manera se afirma que las condiciones arriba mencionadas sean necesarias para el conocimiento salvador de la Palabra de Dios. Las doctrinas y los preceptos esenciales de la Biblia son tan sencillos y claros, que pueden fácilmente ser comprendidos por el lector no ilustrado que va a su estudio con corazón sincero.
Hay un lado humano y otro divino en la interpretación bíblica.
5. El famoso ‘contexto’. —Qué dice, Quién lo dice, y A quién se lo dice…

La palabra ‘‘Contexto’’, en latín [contextus] significa literalmente ‘unir en trama’; y es usada muy apropiadamente para significar el tejido del discurso de un autor. El propósito es el fin que se propone un autor; el contexto proporciona la forma y manera en que se propone conseguir este fin.
Con referencia a un pasaje dado, el contexto ha sido definido de una manera más amplia, como lo que antecede y sigue al texto. Pero más estrictamente es la serie de asertos, argumentos e ilustraciones que se hallan conectados con el pasaje cuyo significado se desea conocer, incluyendo todas las otras conexiones que el pensamiento general pudiera tener.
El intérprete cuidadoso, pues, ha de referirse al contexto muy a menudo, tanto para conocer el significado de un pasaje particular, como para conocer el sentido de un pasaje general.

Interpretar sin tener en cuenta el contexto, es interpretar descuidadamente; interpretar en contradicción con el contexto, es enseñar la falsedad.
***

ARGUMENTO TRES.- — LA BIBLIA EN ACCIÓN —

Y Dijo Dios… Y Vio Que Era Bueno
El tercer y último argumento que he dejado para el final, a mi entender es el mejor, por ser el punto de vista puro y duro de lo que la propia Biblia dice.
Los tres siguientes textos bíblicos están escritos por el mismo autor, Juan el evangelista, -no confundir con el bautista-, el que se autodemina ‘el discípulo amado’.
En cada uno de estos encontraremos tres diferentes situaciones, con Jesucristo como protagonista, como no puede ser de otra manera, pero cambiando los interlocutores.
___

Juan 13: 21-30 – LA BÍBLIA NTV

21 Entonces Jesús, muy angustiado, exclamó: «Les digo la verdad, ¡uno de ustedes va a traicionarme!».

22 Los discípulos se miraron unos a otros sin saber a cuál se refería Jesús.

23 El discípulo a quien Jesús amaba estaba sentado a la mesa a su lado.

24 Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería.

25 Entonces, ese discípulo se inclinó hacia Jesús y le preguntó: —Señor, ¿quién es?

26 Jesús le contestó: —Es aquel a quien le doy el pan que mojo en el plato. Y después de mojar el pan, se lo dio a Judas, el hijo de Simón Iscariote.

27 Cuando Judas comió el pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: «Apresúrate a hacer lo que vas a hacer».

28 **Ninguno de los demás que estaban a la mesa entendió lo que Jesús quiso decir.

29 **Como Judas era el tesorero del grupo, algunos pensaron que Jesús le estaba diciendo que fuera a pagar la comida o que diera algo de dinero a los pobres.

30 Así que Judas se fue enseguida y se internó en la noche.

___

JUAN 3: 1-15 – LA BÍBLIA RVR60

1 Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

10 **Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

12 **Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?

___

Juan 16: 25-31 – LA BÍBLIA NTV

25 »He hablado de estos asuntos en lenguaje figurativo, pero pronto dejaré de hablar en sentido figurado y les contaré acerca del Padre con toda claridad.

26 Ese día pedirán en mi nombre. No digo que pediré al Padre de parte de ustedes,

27 ya que el Padre mismo los ama profundamente, porque ustedes me aman a mí y han creído que vine de Dios.

28 Es cierto, vine del Padre al mundo y ahora dejaré el mundo y volveré al Padre.

29 **Entonces sus discípulos dijeron: —Por fin hablas con claridad y no en sentido figurado.

30 Ahora entendemos que sabes todas las cosas y que no es necesario que nadie te pregunte nada. Por eso creemos que viniste de Dios.

31 **¿Por fin creen? —preguntó Jesús—.

___
En el primero encontramos una conocida escena de gran trascendencia pero que los discípulos no entendieron nada, a pesar de lo claras que fueron las palabras de Jesús respecto a la persona y el momento conocido como la famosa ‘traición de Judas’. Quizás tú, que eres un avezado y perspicaz observador, pensarás—¡claro, es que los discípulos no eran unos  preparados y entendidos estudiosos, pues eran unos incultos e indoctos galileos, gente del pueblo,  sencillos pescadores y labradores  de humilde condición, posición y preparación. Y hasta cierto punto tienes razón, pero pasemos al segundo texto.

En esta ocasión estamos en una conversación con un eminente e ilustrado maestro religioso que se acerca a Jesús con mente abierta y sincera, reconociendo su poder y autoridad espiritual. Teniendo en cuenta que fue a verle de noche, arriesgando su reputación y status social y religioso, esa pregunta tenía que ser necesariamente muy muy importante para él. Hubo una clarividente respuesta de Jesús hablándole de cosas tan espirituales, que el propio  Nicodemo a pesar del conocimiento y comprensión  de Las Escrituras de su época (el Antiguo Testamento) no entendía. Jesús con una entrañable paciencia le enseña que para entender las cosas celestiales es necesario comprender las enseñanzas  sobre evidentes asuntos cotidianos, sobre cosas naturales y terrenales; o lo que es lo mismo, si no creemos en las cosas que se ven  tampoco creeremos en lo que no se ve.

En el tercer texto, Jesús mismo reconoce que hasta ese momento sus enseñanzas habían sido en sentido figurado pero que una vez terminada su obra quedarían completamente comprensibles aún para sus toscos y brutos seguidores, confirmando ellos en ese mismo instante que ahora sí que le entendían.

En estos textos he usado la simple y básica regla de hermenéutica de, ‘Qué dice, quién lo dice, y a quién lo dice’. Pero no vayas a pensar que esto es fruto de un extenso, intenso o espeso estudio, esto es lo que normalmente hacemos cuando algún asunto nos interesa, chismes incluidos. Por tanto no quiero ni debo sacar ninguna conclusión sino que aquí te dejo esta, mi modesta exposición de estos tres textos, para que tú mismo saques reflexiones y respuestas a tus propias preguntas, dudas e inquietudes, y descubras el potencial revelacional que hay en La Biblia cuando nos acercamos a ella con un corazón dispuesto y con una mente abierta a lo que está escrito.
MORALEJA, CON O SIN” INTERPRETACIÓN

Si esta máxima no arregla el mundo, por lo menos te arreglará el cuerpo

Belén y yo tenemos mucho carácter, lo que suele llamarse ‘una fuerte personalidad’, y este carácter se ha ido puliendo a lo largo de casi 25 años de matrimonio. Pero este carácter nuestro, cuando éramos novios hacía, aúnque nos  queríamos muchísimo, que discutiéramos también muchísimo. Buscábamos entonces  cada uno aprobación y afirmación en nuestras respectivas consejerías pastorales; no sé qué le dirían a ella pero yo recuerdo que constantemente a mí me decían, ‘los hombres no deben tratar de entender a las mujeres, deben amarlas’.
Toda esta exposición gira alrededor de la siguiente idea:

NO SE PUEDE ENTENDER LO QUE NO AMAMOS; Y CUANDO AMAMOS, ENTONCES LO ENTENDEMOS

‘Pd. Dedicado  con cariño a mi entrañable amiga Mar Lázaro, y a las largas conversaciones respecto a Dios y a La Biblia que siempre concluyen con: ‘Natanael, es que tú crees que la Biblia se entiende literalmente, pero es que yo creo que hay que interpretarla’… y de ahí no salimos.

Bueno y de paso también se la dedico a mi madre, claro… jejejeje)

¡Feliz revelación…!!!


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

0 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.