OJO POR OJO… O AL CONTRARIO

«Si todos siguieran el principio del ‘Ojo por OjO’, el mundo entero acabaría ciego»
DECÍA GANDHI, político Y filósofo hindú, que con sus radicales y pacifistas ideas,
liberó a la India de la ocupación inglesa

Aunque esta frase era suya,, El tomó la expresión ‘ojo por ojo’ de una regla que se aplicaba en la ley mosaica del Antiguo Testamento, en La Biblia. El infractor de esta regla era sentenciado con el mismo perjuicio que él había causado…

 

OJO POR OJO Y DIENTE POR DIENTE», LO QUE TÚ HAGAS A OTROS, ESO MISMO TE HARÁN A TÍ!!!

Dada esta procedencia, este principio tendría una antigüedad de unos 3000 años, y sin embargo impresiona ver su rabiosa actualidad.
Dejando a un lado guerras más antiguas, los conflictos bélicos mas actuales evidencian esta ley.
Entre otros encontramos:

•La irreconziliable enemistad y terrorífico odio, entre católicos y protestantes en Irlanda.
•La sangrienta caida y posterior desmantelamiento de la antigua Yugoslavia, herida que aun supura.
•Las ancestrales y eternas luchas a muerte entre las etnias Y grupos tribales en Africa y los países árabes.
•La imposible e intratable solución al conflicto entre árabes e israelíes en Oriente medio.

El común denominador son unos interminables e insaciables ciclos de sed de venganza,, que se remontan a tiempos tan inmemoriales, que llegan a ser olvidados los orígenes del conflicto.

Y sin ir tan lejos, en España por este mismo principio se sufrió hace menos de 100 años una terrible guerra civil; que por lo que estamos viviendo en la actualidad, parece resucitar de las cenizas el mismo viejo espíritu de odio y de división entre familias, ciudades y regiones, que nos hacen revivir viscerales enemistades y dolorosas separaciones.

 

¿Y YO ME PREGUNTO: ¿ESTAMOS CIEGOS POR EL DOLOR O ES EL DOLOR EL QUE NOS DEJA CIEGOS?

El teólogo y profesor universitario, Romano Guardini. , hizo la siguiente declaración:
«Mientras estés enredado en la injusticia y la venganza, en el golpe y el contragolpe, la agresión y la defensa; serás arrastrado continuamente por nuevas injusticias.
Solo el perdón nos libera de las injusticias de los demás».

 

ALIMENTAR EL RESENTIMIENTO, ES COMO AQUÉL QUE TOMA VENENO Y ESPERA QUE OTRO MUERA.

María, una joven muy pobre iba a cumplir 15 años y decidió festejarlo e invitar a sus compañeros del colegio. Para esto ahorró dinero por mucho tiempo.
Dentro del grupo estaba Pedro, el líder, era el que se divertía mofándose de todos. Les dijo que se encargaría personalmente de preparar el regalo.
Llenó una caja muy bonita con basura, excrementos de perro y desperdicios mal olientes, la envolvió con papel dorado, le puso un gran lazo y una tarjeta con agradables palabras.
Cuando le cantaron el ‘Feliz Cumpleaños’, Pedro en representación de todos, le entregó el regalo.
María, que estaba disfrutando la fiesta de una manera increíble, abrió la caja con ilusión delante de los presentes, entonces se encontró con la gran sorpresa.
Pedro y sus compinches se rieron y se burlaron haciendo comentarios desagradables y humillantes. Sin desdibujarse la sonrisa de su cara, María le pidió a Pedro que la esperara un momento. Ella se retiró por unos minutos de la fiesta; tiró la basura, limpió la caja, la llenó de flores y la envolvió con el mismo papel.
Al entrar al salón, todos se quedaron sorprendidos por su actitud. Fue al encuentro de Pedro y con mucho cariño y dulzura le dijo:
-Este es mi regalo para ti -.
Expectantes y en silencio, los presentes esperaban que la venganza de la broma iba a ser más pesada.
Este con manos temblorosas, abrió la caja y para su sorpresa, encontró lindas flores. y le preguntó: – ¿Qué significa esto? -. A lo que ella le contestó: – Cada uno da lo que tiene en su corazón -.

La historia de María, es eso, una historia, pero con historias o con palabras no cambiaremos el mundo, como así estamos hartos de comprobar. Pero sí que nos ilustra cómo María DECIDIÓ CAMBIAR UNA JUSTA REACCIÓN POR OTRa, GUARDANDO SU CORAZÓN DEL ODIO, del RESENTIMIENTO Y de la VENGANZA, que es lo que realmente contamina a las personas.

«HAY UN GRAN FALLO EN LA LEY DE LA VENGANZA, NUNCA SE ACABA DE ARREGLAR LAS CUENTAS».

El tema central de esta reflexión, no es otro que el de anteponer a una ley buena o mala, otra mejor; a un dicho popular o impopular, otro mejor; a una idea inteligente o ridícula, otra mejor; a un sentimiento justo o injusto, otro mejor…
Siguiendo el contexto bíblico en el que estábamos, nos encontramos con las contundentes palabras de Jesúcristo escritas en el capítulo CINCO del libro de Mateo, en el Nuevo Testamento:

«Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.
Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen».

 

Puede que estas palabras te parezcan un tanto radicales,, o ingenuas, o injustas, o políticamente incorrectas, Pues bien, Pablo, el agresivo y colérico apóstol fundador de iglesias nos hace poner los pies sobre la tierra afirmando con rotunda autoridad en el capítulo 12, en la carta a los Romanos, también del Nuevo Testamento:

«Vivan en armonía unos con otros. No sean tan orgullosos como para no disfrutar de la compañía de la gente común. ¡Y no piensen que lo saben todo!
Nunca devuelvan a nadie mal por mal. Compórtense de tal manera que todo el mundo vea que ustedes son personas honradas.
Hagan todo lo posible por vivir en paz con todos.
Queridos amigos, nunca tomen venganza. Dejen que se encargue la justa ira de Dios. Pues dicen las Escrituras: -Yo tomaré venganza; Yo les pagaré lo que se merecen-. dice el SEÑOR.
En cambio, «Si tus enemigos tienen hambre, dales de comer. Si tienen sed, dales de beber. Al hacer eso, amontonarás carbones encendidos de vergüenza sobre su cabeza».
No dejen que el mal los venza, más bien venzan el mal haciendo el bien».

Es terrorífico observar que en un mundo tan moderno, tan tecnológicamente avanzado, donde la última moda o ingenio no dura mas de un año, este dicho tan antiguo (Ojo por Ojo’, sea tan
popular y esté tan extendido en todas las sociedades y culturas, antiguas o modernas, causando tantos y tantos estragos y tragedias.

¿Esperaremos a un partido político, o a un líder carismático que ponga solución a estas crisis, añadiendo leyes sobre leyes, o por pura necesidad vital, creeremos y pondremos en practica las sencillas pero difíciles palabras de Jesucristo y de Pablo?

 

Me despido con el dicho también popular: ‘Que sea lo que Dios quiera’, esto es, lo que cada uno quiera, si es que quiere.
¿Y tú, quieres?

 

Hasta pronto!!!!!!

_____________________

ADEMAS:

Pulsa en el siguiente reproductor de audio para escuchar esta entrada en audio:



***

Puedes seguir esta y otras reflexiones similares en:

– Por iTunes o por iVoox, en el Podcast SINOLOCREONOLOVEO

– Por Facebook, en la Página SINOLOCREONOLOVEO

– O por Instagram, en el Perfil SINOLOCREONOLOVEO


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

0 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.