25 AÑOS… NI MÁS, PERO TAMPOCO MENOS!!! – Parte 2 de 2

»DIOS LOS CREA… Y VAN ELLOS Y SE JUNTAN»

6. CON H DE AMOR, PERDÓN, DE HUMOR

“El enamoramiento… ¿Verdadero o falso?, ¿Amor, pasión, ciencia ficción, un cuento chino?”

Antes de sumergirnos en el asunto de definir qué es el enamoramiento, asunto este un tanto crudo y difícil de digerir como lo vamos a comprobar, puesto que lo que viene después nos va a quitar las ganas de jugar a los enamorados, voy a aderezarlo con un poco de humor, dos o tres chistecillos y una adivinanza.

De primer plato un típico chiste sobre el matrimonio. Pulsa en el enlace para reproducirlo:

Y de segundo plato, un chiste de los malos y una infantil, antigua y sencilla adivinanza, aquí va:

«Un amigo se encuentra con otro recién casado y le pregunta: – ¡Qué tal, cómo te va la vida de casado?

Y este le responde: – todo muy bien… hasta que salimos de la iglesia»

« El enamorado le dijo  a su amigo el nombre de su enamorada y su color preferido…»

Que sepas que con esto te estoy poniendo a prueba, porque si ni te has reído ni has acertado, tampoco estás preparado para seguir leyendo lo que viene,. Bueno mejor sigue, pero ya sabes que el que avisa no es traidor.

• ¿ENAMORAMIENTO O AMOR-CILLAMIENTO?

El pastor Rey Matos, conocido predicador y fructífero escritor de libros dirigidos al matrimonio y a la familia como: “Señor que mis hijos te amen”, “Cuando el sexo no es suficiente”, y “La mujer sello de la creación”, escribe en este último: «Dios en su infinito sentido del humor hace al hombre y a la mujer  COMPLETAMENTE diferentes y los manda a vivir juntos en perfecta unidad y armonía»

Cuenta también en este libro de un frustrado casado al cual atendió que le relataba la lista de fracasos de su matrimonio diciendo: -Es que mi mujer y yo somos antagónicamente diferentes. Cuando yo digo arriba, ella abajo; si yo lo veo blanco, ella lo ve negro; si yo me alegro, ella se enfada; si estoy triste, ella se alegra; si ella habla, yo tengo que callar, y si callo, ella habla todavía más, etc., etc., etc… Pastor, ¿qué nos pasa? ¿Por qué no nos podemos poner de acuerdo en nada? ¿Cuál es el problema?

Rey Matos le contestó: -El problema es muy sencillo, el problema es que estás casado con una mujer. [Ver nota bibliográfica 1].

En el libro “Los cinco lenguajes del Amor”, su autor Gary Chapman nos presenta varias definiciones para ENAMORAMIENTO que no tienen desperdicio, pero que se le quitan a uno de golpe las ganas de estar enamorado. Empecemos por la propia del autor:

– 1ª DEFINICIÓN: Gary Chapman define así al enamoramiento: «OBSESIÓN EMOCIONAL TRANSITORIA. En su apogeo, la experiencia de «estar enamorados» es eufórica. Estamos emocionalmente obsesionados el uno con el otro».

– 2ª DEFINICIÓN: La psicóloga Dorothy Tennov lo define de la siguiente manera: «Es un “ESTADO MENTAL INVOLUNTARIO QUE RESULTA DE UNA ATRACCIÓN ROMÁNTICA A OTRA PERSONA COMBINADA CON UNA NECESIDAD ABRUMADORA Y OBSESIVA DE TENER SENTIMIENTOS RECÍPROCOS, (LIMERENCE)”.

La doctora Tennov acuñó el término “Limerence” en su libro Love and Limerence: The Experience of Being in Love, de 1979, para describir el concepto que había surgido de su trabajo a mediados de la década de 1960, cuando entrevistó a más de 500 personas sobre el tema de amor. Más recientemente, la limerencia se ha definido en relación con el trastorno obsesivo compulsivo como: “UN ESTADO INTERPERSONAL INVOLUNTARIO QUE IMPLICA PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y COMPORTAMIENTOS INTRUSIVOS, OBSESIVOS Y COMPULSIVOS QUE SON CONTINGENTES A LA PERCEPCIÓN DE RECIPROCIDAD EMOCIONAL DEL OBJETO DE INTERÉS”. Limerence también se ha definido en términos de los efectos potencialmente inspiradores y la relación con la teoría del apego, que no es exclusivamente sexual, como: “UN ESTADO DE ADORACIÓN INVOLUNTARIA Y POTENCIALMENTE INSPIRADOR DE UN OBJETO LIMERENT QUE IMPLICA PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y COMPORTAMIENTOS INTRUSIVOS Y OBSESIVOS DE LA EUFORIA A LA DESESPERACIÓN, DEPENDIENTE DE LA RECIPROCIDAD EMOCIONAL PERCIBIDA”».

– 3ª DEFINICIÓN: El psiquiatra M. Scott Peck lo define así: «Es un “COMPONENTE INSTINTIVO, GENÉTICAMENTE DETERMINADO, DE ACOPLAMIENTO DE LA CONDUCTA, LA CAÍDA TEMPORAL DE LAS FRONTERAS DEL EGO, ES UNA RESPUESTA ESTEREOTIPADA DE LOS SERES HUMANOS A UNA CONFIGURACIÓN DEL IMPULSO SEXUAL INTERNO Y EL ESTÍMULO SEXUAL EXTERNO, LO QUE SIRVE PARA INCREMENTAR LA PROBABILIDAD DE APAREAMIENTO SEXUAL, A FIN DE ASEGURAR LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE”. El doctor Peck concluye que la experiencia de enamorarse no es el verdadero amor por tres razones:

Primero, enamorarse no es un acto de la voluntad o una decisión de la conciencia. No importa cuánto queramos enamorarnos, no podemos «hacer» que eso suceda. Y por otro lado, podemos no estar buscando la experiencia cuando ésta nos sobreviene.

Segundo, enamorarse no es el amor real porque es algo sin esfuerzo. Lo que quiera que hagamos en ese estado de enamoramiento requiere poca disciplina o esfuerzo consciente de nuestra parte.

Tercero, el que está enamorado no está genuinamente interesado en fomentar el crecimiento personal del otro. «Si tenemos algún propósito en mente cuando nos enamoramos es acabar con nuestra propia soledad y posiblemente asegurar este resultado por medio del matrimonio».

«Sea que estemos o no de acuerdo con estas conclusiones, los que nos hemos enamorado y hemos salido de esa condición probablemente estemos de acuerdo en que esa experiencia nos catapulta a la órbita emocional como ninguna otra cosa que vayamos experimentado. Trata de desengranar nuestra capacidad de razonamiento, y a menudo nos encontramos haciendo o diciendo cosas que nunca hubiéramos hecho o dicho en momentos más sobrios. En realidad, cuando descendemos de la obsesión emocional nos preguntamos a menudo por qué hicimos esas cosas. Cuando bajan las olas de la emoción y regresamos al mundo real donde nuestras diferencias se aclaran, cuántos de nosotros nos hemos preguntado: « ¿Por qué nos casamos? ¡No nos ponemos de acuerdo en nada!» Sin embargo, en la cúspide del enamoramiento pensábamos que estábamos de acuerdo en todo —al menos en todo lo que era importante.

Las investigaciones parecen demostrar que hay una tercera y mejor alternativa: podemos reconocer la experiencia del enamoramiento sencillamente por lo que es: una subida emocional temporal, y procurar encontrar el verdadero amor con nuestro cónyuge. Esta segunda clase de amor es emocional por naturaleza, pero no obsesivo. Es un amor que junta a la razón y a la emoción. Involucra un acto de la voluntad y requiere disciplina, mientras que reconoce la necesidad del crecimiento personal», concluye el autor del libro. [Ver nota bibliográfica 2]

––––––––––––––––––––––––––––––

¿Qué tal? ¿Cómo te queda el cuerpo después de leer todo esto?… ¿a qué no venía nada mal un poco de guasa antes de lanzarnos a este charco de “amorosa” y cruda realidad, de echarnos este “romántico” jarro de agua fría? No me extraña que el santo patrón de los enamorados se llame san Valentín porque hay que ser muy muy valiente para enamorarse después de esto, vamos que cuando aparezca el Cupido ese con sus flechas de amor se las puede meter por la “aljaba” (*nota mía: aljaba significa carcasa donde el flechero guarda sus flechas, lo digo para que no haya malos pensamientos). Pero sigamos que no está todo perdido, dice el dicho que “Mal de muchos consuelo de tontos), te voy a contar lo que a mí me pasó…

• ¡NADIE DA LO QUE NO TIENE!

No es por echarme flores pero yo sé que no he sido el enamorado perfecto, ni el novio perfecto, ni el recién casado perfecto, ni el padre perfecto, ni mucho menos el marido después de veinticinco años perfecto, pero echando mano de la hemeroteca como dicen los cursis, recuerdo una época que calculo coincide con la etapa ATERRIZAJE, en la cual Belén me decía constantemente: “me he desenamorado, tú me has desenamorado, por tu culpa me he desenamorado”, etc., etc., etc… y estoy seguro que como siempre y para variar, tenía razón, y esto nos causó unas cuantas discusiones, reclamos, ánimos caldeados, y decepciones. Por esa época leí mucho de estos temas que aquí te presento, y mira por donde que descubrí a mi favor que fui tan mal novio que ni siquiera la enamoré y por lo tanto tampoco pude desenamorarla, fue ella solita la que se enamoró y por tanto, ella solita se desenamoró. Así lo entendí y parece que ella también y desde entonces descubrimos que el único que puede llenar nuestras obsesivas y fantásticas expectativas es Dios. Así oramos y ese doloroso sentimiento de frustración dejó paso a otro más pacífico de resignación, y hala pues a por el siguiente round, perdón quería decir etapa que queda más fino.

7. DIOS LOS CREA… Y VAN  ELLOS Y SE JUNTAN

“Lo que dice la Biblia de este complicado puzzle de dos piezas que según parece, no acaban de encajar”

• ¡OTRO CHISTE QUE NO TIENE DESPERDICIO y QUE ME VIENE QUE NI PINTADO!

«En el principio creó Dios el universo, las estrellas, el sol, la luna, los cielos y la tierra, y Dios descansó… más tarde creó Dios la naturaleza, los mares, los ríos, los árboles y los animales, y después Dios descansó…

Ya terminando creó Dios al hombre, y Dios descansó… Y por último Dios creó a la mujer, y ya no descansó ni Dios»

Y si con este chistecillo no te tomas con un poquito más de gracia y salero esto del matrimonio pues entonces definitivamente sigue el ejemplo de Juan Palomo, ya sabes… “Yo me lo guiso, yo me lo como”

• LA MEJOR DEFENSA ES UN ATAQUE, AQUÍ VA UN ROMÁNTICO BOMBAZO… ¡CUIDADO NO TE EMPACHES!

«Eres hermosa, amada mía; tan hermosa que no puedo expresarlo. Tus ojos son como palomas detrás del velo. Tu cabello cae en ondas, como un rebaño de cabras que serpentea por las laderas de Galaad. Tus dientes son blancos como ovejas recién esquiladas y bañadas. Tu sonrisa es perfecta, cada diente hace juego con su par. Tus labios son como una cinta escarlata; tu boca me cautiva. Tus mejillas son como granadas color rosa detrás de tu velo. Tu cuello es tan hermoso como la torre de David, adornado con los escudos de mil héroes. Tus pechos son como dos cervatillos, los mellizos de una gacela que pastan entre los lirios.

Antes de que soplen las brisas del amanecer y huyan las sombras de la noche, correré a la montaña de mirra y al cerro del incienso.

Toda tú eres hermosa, amada mía, bella en todo sentido. Ven conmigo desde el Líbano, esposa mía; ven conmigo desde el Líbano. Desciende del monte Amaná, de las cumbres del Senir y del Hermón, donde los leones tienen sus guaridas y los leopardos viven entre las colinas.

Has cautivado mi corazón, tesoro mío, esposa mía. Lo tienes como rehén con una sola mirada de tus ojos, con una sola joya de tu collar. Tu amor me deleita, tesoro mío, esposa mía. Tu amor es mejor que el vino, tu perfume, más fragante que las especias. Tus labios son dulces como el néctar, esposa mía. Debajo de tu lengua hay leche y miel. Tus vestidos están perfumados como los cedros del Líbano. Tú eres mi jardín privado, tesoro mío, esposa mía, un manantial apartado, una fuente escondida. Tus muslos resguardan un paraíso de granadas con especias exóticas: alheña con nardo, nardo con azafrán, cálamo aromático y canela, con toda clase de árboles de incienso, mirra y áloes, y todas las demás especias deliciosas. Tú eres una fuente en el jardín, un manantial de agua fresca que fluye de las montañas del Líbano.

Juntos en el jardín del amor. La joven: ¡Despierta, viento del norte! ¡Levántate, viento del sur! Soplen en mi jardín y esparzan su fragancia por todas partes. Ven a tu jardín, amado mío; saborea sus mejores frutos. ¡He entrado en mi jardín, tesoro mío, esposa mía! Recojo mirra entre mis especias, y disfruto del panal con mi miel y bebo vino con mi leche. Las jóvenes de Jerusalén: Oh amante y amada: ¡coman y beban! ¡Sí, beban su amor hasta saciarse!» (Cantares 4: 1-16; 5: 1)

EPÍLOGO

“Y comieron perdices…”

Esta frase que pongo a continuación no sé si la he oído por ahí o me la he inventado yo, pero viene constantemente a mi mente: “Si hay algo parecido al cielo en la tierra es un matrimonio complaciente el uno con el otro, y si hay algo parecido al infierno en la tierra es un matrimonio egoísta el uno con el otro”. Me sirve para terminar   también con otro cuento con parecida moraleja del que conté al principio de esta publicación, el del matrimonio que cumplía 50 años:

En cierta ocasión, en cierto lugar, una cierta persona le pedía a Dios que le revelase lo que hay en el cielo y lo que hay en el infierno, por aquello de decidir bien antes de morir.

Dios queriendo complacerlo le mostró en un sueño el infierno como un gran comedor donde mucha gente estaba alrededor de una gran mesa comiendo una suculenta y sabrosa sopa con unas curiosas cucharas soperas muy muy largas. Todo el suelo, sus ropas y cuerpos estaban manchados de la rica sopa, mientras que ellos estaban muy hambrientos, prácticamente en los huesos y muy muy enojados…

En otro sueño Dios le mostró el cielo como un gran comedor donde mucha gente estaba alrededor de una gran mesa comiendo también otra suculenta y sabrosa sopa con las mismas curiosas cucharas soperas muy muy largas. El suelo y las personas estaban escrupulosamente limpias, en muy muy buena forma y aspecto y muy alegres y contentas.

De nuevo esta persona le dijo a Dios: “No lo entiendo si todo es igual, el comedor, la sopa, las cucharas, etc…” ¿por qué en el infierno las personas están esqueléticas y sucias, mientras que en el cielo por el contrario están todas limpias y jocosas?

Dios entonces le dijo: “Por supuesto que todo es igual, la diferencia es que mientras que en el infierno cada uno intenta desesperadamente comer llevándose su propia cuchara a su propia boca, esfuerzo egoísta, inútil e infructuoso, en el cielo cada uno se ocupa de que las otras personas coman, y así los resultados.» [Ver nota bibliográfica 3]

Moraleja: “Haz con tu esposo/esposa lo que quieras que tu esposo/esposa haga contigo”

¿Parece sencillo, no? Pues ahora vas y lo haces, y así hasta que la muerte os separe y no vale matar, pues aunque en lo del género estamos obstinados en destruirlo, de momento la ley todavía contempla matar como delito; y por supuesto, y por si no lo sabías sigue siendo pecado ¡gracias a Dios!

• Y CÓMO NÓ LA GUINDA… CUIDADO  NO TE ATRAGANTES ¡¡¡ESTO ES PA`MACHOS… Y PA`HEMBRAS!!!

«Para las esposas, eso significa: sométase cada una a su marido como al Señor… Para los maridos, eso significa: ame cada uno a su esposa tal como Cristo amó a la iglesia. Él entregó su vida por ella

De la misma manera, el marido debe amar a su esposa como ama a su propio cuerpo. Pues un hombre que ama a su esposa en realidad demuestra que se ama a sí mismo. Nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida tal como Cristo lo hace por la iglesia. Como dicen las Escrituras: “El hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo”…

POR ESO LES REPITO: CADA HOMBRE DEBE AMAR A SU ESPOSA COMO SE AMA A SÍ MISMO, Y LA ESPOSA DEBE RESPETAR A SU MARIDO» (EFESIOS 5: 2; 25; 28; 29; 31; 33 NTV) [Texto enfatizado por mí en mayúsculas]

––––––––––––––––––––––––––––––

Dedicado a mi querida y sufrida esposa por veinticinco años de aguantarme y soportarme. ¡Tú te has ganado el cielo y yo te prometo la luna… bueno… y todos los caprichitos que quieras aquí en la tierra… hasta que la muerte nos separe! 💑

¡¡¡HASTA PRONTO AMIGOS!!!😉

––––––––––––––––––––––––––––––

[ NOTAS BIBLIOGRÁFICAS]

Nota 1. Tomado del libro: “La mujer sello de la creación”, de Rey Matos. Editorial CASA CREACIÓN.

Nota 2. Tomado y adaptado del libro “Los 5 lenguajes del Amor”,  de Gary chapman. Editorial UNILIT.

Nota 3. LA VISIÓN DEL CIELO Y DE LA TIERRA. Tomado del libro “Erase una vez… Cuentos de sabiduría para tiempos revueltos”, de César Vidal, Editorial Edaf.

––––––––––––––––––––––––––––––

No dejes de leer la primera parte de esta publicación:

25 AÑOS… NI MÁS, PERO TAMPOCO MENOS!!! – PARTE 1 de 2 «ORO PARECE, PLATA SÍ ES… SI QUIERES SABERLO EMPIEZA A LEER» 


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

4 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.

  1. Carol · febrero 7

    Muy bueno el artículo Natan! Y sobre todo cuanta razón!!! Qué difícil parece encontrar a alguien y enamorarse, pero luego con que facilidad uno va aterrizando de allá cuando vivía en las nubes jejejeje pero será como todo, ahora hay que aprender a amar ya no en las nubes sino en tierra! Y me ha encantado eso de hacer con el otro lo que uno quisiera para sí.. que dicho así parece fácil, pero a la práctica, muy difícil… gracias a Dios tenemos al Señor para volvernos a levantar cada día y que nos llene de Su amor para darlo y recibirlo también! Muy buen artículo Natan, sobre todo para reflexionar en muchas cosas, y también para disfrutar de una lectura muy amena, un gran abrazo, aquí tu lectora

    • admin · febrero 7

      El matrimonio no sólo es lo más parecido al cielo en la tierra, también es la mejor representación de Dios entre los hombres. Merece la pena intentarlo, mejor dicho conseguirlo, claro con la ayuda de Dios y Su Palabra. muchas gracias por tu comentario, un besote a los “pollitos”

  2. Javi · febrero 7

    Asunto difícil natan en menudos jardines te metes mi teoría es que el enamoramiento es una locura pero sin el quien es el machote que se casa y más para nosotros que sabemos que es para siemmmmmmpre creo que esto viene de Dios me gusta tu reflexión un abrazo

    • admin · febrero 7

      Javier, tú y yo sabemos lo que es una vida sin Dios y una vida con Dios y sabemos lo que queremos, pero detrás hay unas generaciones que necesitan no sólo palabras sino ejemplos de vida, así que “Ni somos más pero tampoco somos menos” Gracias por tu comentario