? ‘Y A MÍ QUIÉN ME MANDA METERME EN ESTOS FREGAOS?—. COLABORACIÓN CON LA ASOCIACIÓN NUEVA LUZ’

Ya desde niño comprobé lo difícil que es, “Ponerse en los zapatos de otro”, sobre todo porque siempre he calzado cinco números más que la media, por lo que nunca pude intercambiarme los zapatos con mis amigos como otros lo hacían, y para más “coña” tenía los pies planos y llevaba plantillas. Mi padre solía decir —lo que hagas hazlo bien—, pues eso,“lo clavé!!!.

Quizá por eso ahora comprendo perfectamente lo difícil que es ponerse en los zapatos de un ciego, excepto para aquel que también es ciego.

 
Si tuviera que describir gráficamente cómo me sentí cuando perdí la vista, diría que es como si me hubieran metido en un ascensor y bajado a un profundo pozo desde donde oía voces y sonidos que venían desde allí fuera, de la superficie.

Salir de ahí, y adaptarme a ese mundo de ruidos y voces sin forma y sin caras, fue un proceso duro y complejo, además del dolor físico, la crisis y conflicto emocional y mental, propia de siete operaciones seguidas durante tres años.

Pero bien está lo que bien acaba, y mira por donde con la ayuda de Dios (y no es un decir)… y la de mi mujer e hijos… y las oraciones de mi iglesia, tampoco esto es un decir, pues tan duro es para todos los que nos rodean, como para nosotros mismos.
Mi esposa solía decir (ejem, y sigue diciendo, ejem ejem), “soy la mujer de un marido ciego”, y yo decía (digo), “Yo soy el marido ciego” jájajaja.

 
Insisto, qué por qué me he metido en este charco?… lo puedo decir de dos maneras: “de gracia recibistes, de gracia da”… o, ”haz con los demás lo mismo que te gustaría que hicieran contigo”. 

sí, me costo mucho, muchísimo, muchisisisisísimo; fué un proceso duro, durísimo, durisisisísimo…y eso sin hablar de la soledad espiritual, pero, ¡alejop!!!… salí, y creo que algo he aprendido y, si algo pues, aquí estoy.

Estas son las razones que me empujan a arrimar el hombro, y no otras.

Buen día!!!.


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

4 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.

  1. Miguelon · diciembre 27, 2015

    Eres un ejemplo para los que te queremos y rodeamos 😀

  2. Esther Lopez · diciembre 27, 2015

    Gracias a Dios por que el día de hoy respondió a mi pregunta… Y lo hizo por medio de usted es una gran bendición.. Que Dios lo bendiga

  3. Luisito · diciembre 27, 2015

    Hola Querido y amado Natanael, que te puedo decir,fue duro, eres un gran hombre y no sólo físicamente,y eso de mi postura ( pequeño) me has enseñado y me sigues dando lecciones, me alegra ver este blog y estaré deseoso de leer mas de tus cosas.les amamos Familia, saludos desde Galicia att: Luis ( luisito) un abrazo.

  4. luis eduardo · diciembre 27, 2015

    verdaderamente es un gusto poder disfrutar y aprender de personas como TU. gracias por que siempre tienes palabras elocuentes, sabias y exortantes. Espero seguir leyendo mas; un abrazo muchas Gracias