CADA OVEJA CON SU PAREJA… ¡EL QUE LA TENGA, CLARO!

Seamos Claros… Y Transparentes.

–––

«Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación» (Habacuc 3: 17-18)

–––

Y VAYAMOS POR PARTES…

«AUNQUE LA HIGUERA NO FLOREZCA, NI EN LAS VIDES HAYA FRUTOS»

“AUNQUE”, por definición expresa una objeción que no impide el desarrollo de la acción principal, en este caso nos encontramos con varias acciones que pertenecen a una sociedad agrícola/ganadera por lo que además de relatarlas voy a contextualizar este texto a un contexto más de ahora, vamos, que lo voy a actualizar, veamos:

“HIGUERA” = Higos. Digamos que esto es pan, pasteles, chuches, dulces y pinchitos, cosas no indispensables pero que están muy muy ricas, vamos que nos hacen la vida más dulce.

“VID” = Uva = Vino. Digamos algo así como una cañita de cerveza, un refresco, una copita de algo, o un “cigarrito”, o un “porrito”, o una “rayita” de nada, y quien dice una dice dos, o tres, o cuatro, total son dos días, vamos que de algo hay que morir, vamos que lo que no te mata te remata.

«AUNQUE FALTE EL PRODUCTO DEL OLIVO, Y LOS LABRADOS NO DEN MANTENIMIENTO»

“OLIVO” = Aceituna = Aceite. Digamos que esto, en la práctica es, gastronómicamente hablando, cualquier comida que sepa bien. Pero también estéticamente hablando, perfumes, lociones, pomadas, cremitas y ungüentos incluidos, pero de los buenos y mejor si son caros. Tampoco dejemos fuera, farmacéuticamente hablando, a los medicamentos y productos de la botica, ya sea a químicos ya sea naturales, etc., etc., etc. (*Nota, se puede hacer lo mismo con aceites vegetales tipo girasol pero nada que ver).

“LABRADOS” = Campos cultivados. Digamos que esto es mi trabajo, mi empleo, mi empresa, mi profesión, mi carrera, mis estudios, mi currículum, vamos, mi curro, ¡que para eso me lo curro!

«Y LAS OVEJAS SEAN QUITADAS DE LA MAJADA, Y NO HAYA VACAS EN LOS CORRALES»

“OVEJAS” = Ganado menor = Lana, carne. Digamos que la lana podría ser la ropa, trajes, vestidos, pantalones y camisas, zapatos y zapatillas, de trabajo, de paseo, de deporte, de lo que sea pero si puede ser de marca pues mejor.
También se saca de la oveja, chuletitas y leche para hacer queso ¡mmmmm  qué ricos!, y pues para esto, digamos que son los alimentos básicos y diarios que en exceso y con poco ejercicio suelen engordar unos kilillos, que nos sobrecogen, que nos sobrepasan, pero sobre todo que nos sobrepesan.

“VACAS” = Ganado mayor = Leche, carnes rojas. Digamos que esto pudiera o pudiese ser activos o pertenencias de más o menos importancia, por ejemplo mi casa, mis ahorros, mis inversiones, seguros de vida, y por qué no mi familia, , hijos, porque alguien dijo por ahí que, “Tu mejor empresa debe ser tu familia”.

«CON TODO, YO ME ALEGRARÉ EN JEHOVÁ, Y ME GOZARÉ EN EL DIOS DE MI SALVACIÓN».

Puede que las cosas nos vayan tan mal que le echemos la culpa a un DIOS-INHUMANO que parte y reparte dando la mejor parte a cualquiera menos a mí; o puede que nos vayan las cosas tan bien que entonces no nos haga falta NI-DIOS.

Puede que las cosas nos vayan muy mal y entonces querríamos un DIOS BOMBERO que nos saque del problema y después “chao pescao”, o puede que las cosas nos vayan muy bien y entonces querríamos un DIOS-SEGURATA que cuide de nosotros y de nuestros “cuatro trapillos de nada”.

O puede que… las cosas nos vayan mal, muy mal, rematadamente mal, o bien, muy bien, rematadamente bien, da lo mismo, porque en todas esas variantes mi ALEGRÍA,  mi GOZO, mi paz, mi felicidad, mi dicha no viene de lo que tengo o no tengo, ni de lo que soy o no soy, sino de JEHOVÁ, EL DIOS DE MI SALVACIÓN… de lo de arriba, de lo del cielo, del DIOS-QUE NOSE VE, y como añadidura LO QUE ese DIOS-BUENO quiera, porque siempre siempre será bueno, muy bueno, o por lo menos mucho mejor que el DIOS-SALUD DINERO Y AMOR., el DIOS-VIENTRE/COSAS, para el cual nunca nunca, nada nada es suficiente y todo todo es poco, muy poco.

Por cierto SALVACIÓN entre otras cosas, significa también ser rescatado de un peligro de vida o muerte, y no hay peor muerte que estar sin Dios en esta vida, y peor aún, en la que viene después. Digamos que el asunto  no está sólo en lo material, digámoslo como La Biblia lo dice: “Señor, no me des tanto que me olvide de ti, ni me des tan poco que reniegue de tu existencia” (Proverbios 30: 8-9)

–––

Espero haber sido claro… y transparente.

‘Poderoso caballero es Don Dinero’ (Francisco de Quevedo)

Hasta aquí solo palabra de hombre, a continuación SOLO PALABRA DE DIOS…

–––

«Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación» (Habacuc 3: 17-18 – LA BIBLIA versión RVR60)


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

2 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.

  1. Carol · febrero 17

    Me ha encantado Natan! Muy buena la comparativa, sobre todo porque lleva a parar un momento y reflexionar sobre nuestra labranza, frutos, vides, ovejas, vacas.. Nuestra salvación.. Muchas gracias por el mensaje!! 🤗

    • admin · febrero 17

      Pues sí Carol, es mejor reflexionar cada día a la luz de la Biblia para ver dónde está nuestro corazón, mejor dicho, en realidad nuestro corazón siempre se va tras lo que ve, lo material, por eso nosotros tenemos que llevarlo a mirar a Dios que nunca falla. Muchas gracias por tu nota