CUÉNTAME… SOY TODO OÍDOS

Seamos Claros… Y Transparentes.

 

–––

 

«Amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas»  (Salmos 116: 1 – LA BIBLIA Versión RVR60)

 

–––

 

 

Y VAYAMOS POR PARTES…

 

«AMO A JEHOVÁ»

El amor humano es egoísta, quiere esto decir que no es incondicional, quiere esto decir que es condicional, quiere esto decir que si no se dan ciertas condiciones entonces el asunto (lo del amor) no va no funciona. El amor filial, quiere esto decir el amor de los padres a sus hijos es muy incondicional pero puede llegar a romperse. El único amor verdaderamente incondicional es el de Dios, quiere esto decir que aunque los hombres lo incumplan Dios nunca cambiara, y también quiere esto decir que  lo da sin esperar nada a cambio.

En este caso yo amo a Dios porque Él me ha dado algo, ¿qué me ha dado, que me ha enamorado hasta los tuétanos de Él?

 

 

«HA OÍDO MI VOZ Y MIS SÚPLICAS»

 

Los seres humanos tenemos la irrefrenable tendencia a cuantificar todo en términos materiales, pero ay algo no cuantificable, muy estimado y muy valorado en esta sociedad de la incomunicación, donde la soledad es la plaga de este siglo y causa de más muertes que los accidentes de tráfico: la necesidad de ser oído, ESCUCHADO…

Desahogarme CON alguien que me acepte, que me entienda, que se ponga en mi lugar, que no me juzgue sino que me escuche, solo que me escuche, que me regale su precioso tiempo para que le cuente una y mil veces, las que haga falta, mis sueños y mis pesadillas, mis éxitos y mis fracasos, mis pasadas, marcadas e inolvidables cosas de niño, o las triviales e intrascendentes de hoy.

 

No quiero que llores conmigo ni que te compadezcas de mí; tampoco que te rías de mí ni que te rías conmigo; ni que digas nada ni que opines de nada; solo que calles solo que me escuches. A alguien se lo tengo que contar, lo he guardado mucho tiempo y no puedo más, lo tengo que sacar, es un peso que me pesa y es muy pesado… ¿Quieres compartirlo conmigo, puedo compartirlo contigo? ¿Puedo contar contigo, puedo contarte lo mío? ¿Puedo contar con tu oído, puedes oírme lo que te quiero contar? ¿SÍ…?

 

Sin aaaah!, ni eeeeh!, ni ooooh!, ni uuuuh!… Sin juicios ni prejuicios, sin preguntas ni respuestas; sin gestos y sin palabras; sin prisa, sin pausa, sin tiempo, sin interrupciones, sin cita previa, sin franjas, sin horarios, sin límites; tarifa plana, tierra de nadie, zona franca, neutra; sin vergüenza, sin máscaras, sin cera, sin apariencias ni postureos… ¡¡¡SIN CONDICIONES NI CONDICIONANTES!!!

 

Pues eso es Amor y ese es Dios… Eso es el Amor de Dios que ha oído mi voz y mis súplicas, POR ESO… AMO A JEHOVÁ… PORQUE HA OIDO MI VOZ Y MIS SÚPLICAS

 

–––

 

Espero haber sido claro… y transparente.

“No todo lo que puede ser contado cuenta, y no todo lo que cuenta puede ser contado”. – (Albert Einstein)

 

Hasta aquí solo palabra de hombre, a continuación SOLO PALABRA DE DIOS…

 

–––

 

«Amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas»  (Salmos 116: 1 – LA BIBLIA Versión RVR60)


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

0 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.