CLAROS Y TRANSPARENTES: LA JUVENTUD… DIVINO Y PERDIDO TESORO

SEAMOS CLAROS Y TRANSPARENTES

–––

«Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza»

(1 Timoteo 4: 12 – LA BIBLIA Versión RVR60)

———

———Y Vayamos Por Partes:

«NINGUNO TENGA EN POCO TU JUVENTUD»

Simplemente podría haber destacado que el principal rasgo por el cual se suele TENER EN POCO A LA JUVENTUD es por su ‘falta de experiencia’ y no me complicaría la vida; pero no, de la juventud puedo destacar como rasgos positivos su genuinidad, autenticidad y transparencia. Si tuviera que resaltar algunos negativos destacaría la necedad o insensatez como rasgo general, y como rasgo particular en la juventud de hoy día la ausencia de valores y de moral, como la forma de hablar; la mendicidad intelectual y emocional; el comportamiento con otros, iguales o diferentes, mayores o más jóvenes; interesados placeres egoístas y egocéntricos; amor al dinero como medio y como fin; un dios y una fe basada en lo que se ve y no en lo que se cree; y una pureza… bueno… de la pureza mejor ni hablar.

«SINO SE EJEMPLO DE LOS CREYENTES»

Al joven de este texto no solo se le está pidiendo que sea diferente, que no sea igual a un mundo ‘libre y plural’ donde cada uno piensa, dice y hace lo que le dicta su corazón, es decir lo que le da la real gana, es decir que siga la corriente de egoístas estándares, de corruptos y pervertidos roles y de malintencionadas y manipuladas informaciones.

No, no solo se le pide esto, que no sería poca cosa, sino que además se pide también a este joven que sea EJEMPLO DE LOS CREYENTES, de otras personas que creen y practican principios más sanos y más íntegros, más altos y más sublimes.

¡¡¡Pobrecito joven, qué desperdicio de juventud!!! dirá algún iluminado de estos tiempos tan progres que corren, seguro que más de uno  se escandalizará porque a este joven se le está condicionando, coaccionando y limitando su libertad y espontaneidad, (madre mía, qué cantidad de chorradas acabo de decir en un momento, perdón no son palabras, son sandeces),porque palabras verdaderas y dignas son las  siguientes.

«EN PALABRA, CONDUCTA, AMOR, ESPÍRITU, FE Y PUREZA»

Contrasta tú mismo estas dos posturas que tan antagonistamente he planteado aquí, y a modo de formulario valora del 1 al 5, (siendo 0 Muy Mal, y 5 Muy Bien), la nota que darías a tu juventud:

PALABRA: __. CONDUCTA: __. AMOR: __. ESPÍRITU: __. FE : __. PUREZA: __.

¿Qué tal?… ¿crees que soy un viejo retrógrado y anticuado, amargado y frustrado, malhumorado,  y resentido; o un histriónico o histérico chismoso; o envidioso hipócrita, celoso de ‘cualquier tiempo pasado que fue mejor’ y de ‘perdidos abriles que ya no volverán’?

Déjame que te diga ya para acabar, que soy un afortunado y privilegiado padre de cinco hijos, y de poder pasar mucho tiempo con jóvenes gracias a mi profesión, y por eso se que los jóvenes son capaces de esto y de mucho mas, en realidad son capaces de todo lo bueno pero también de todo lo malo, son muy buena tierra para lo bueno, pero también para lo malo. En todo caso el joven tiene siempre que escoger, es decir, tiene que tener la oportunidad de ver lo uno y lo otro, para poder decidir lo que quiere ser y hacer ‘en este mundo traidor’.

Y quién sino los que nos autoproclamammos ‘adultos y sensatos’ somos los generadores de unos polvos que hicieron estos lodos; las opciones, ejemplo o espejo que les ofrecemos hace mucho; y no, no estoy hablando de perfección sino de integridad, es decir, ser consecuentes no solo con las palabras, sino también con los hechos..

Es nuestra y solo nuestra responsabilidad… ¡y ya vale de decir que la juventud está perdida!

Y no digo más,  porque aquí hay para todos…

———

Espero haber sido claro… y transparente.

‘La educación sin valores, por más útil que nos pueda parecer, solo hace de los hombres un demonio más inteligente’ (C. S. Lewis)

Hasta aquí solo palabra de hombre, a continuación SOLO PALABRA DE DIOS…

———

«Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza»

(1 Timoteo 4: 12 – LA BIBLIA Versión RVR60)


¿Te gustó este artículo?

Eres libre de compartir los contenidos de este blog siempre que cites al autor. El autor de este blog niega a cualquier persona o entidad de gestión de derechos de autor la autoridad de cobrar a terceros por reproducir los contenidos de este blog.

Comparte esta entrada en
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Email

0 comentarios

Deja un comentario. Tu dirección de correo electrónico no será públicada.

Los campos necesarios están marcados con un asterisco.